Publicado el 22/12/2020 Categoría: actualidad, destacada, listado, noticias, principal

PCTCAN, SICAN, SODERCAN y CTC convierten su sede en espacio cardio protegido.


Se han instalado desfibriladores en tres puntos del edificio y varios trabajadores y trabajadoras han recibido formación sobre primeros auxilios y maniobras de reanimación cardiopulmonar


 

Las empresas públicas PCTCAN, SICAN y SODERCAN que comparten sede junto con el Centro Tecnológico (CTC) en el Parque Científico y Tecnológico, han convertido sus instalaciones en espacios cardio protegidos mediante la instalación de desfibriladores automáticos externos (DEA) de última generación en tres puntos del edificio.

 

La instalación de los equipos se ha completado con formación sobre su utilización, primeros auxilios y maniobras de reanimación cardiopulmonar. De esta forma, trabajadores y trabajadoras de los cuatro organismos han recibido de forma voluntaria esta formación y se han capacitado como reanimadores tras adquirir la preparación y conocimientos necesarios para el manejo de desfibriladores.

 

 

Esta acción forma parte de la campaña en materia de seguridad y salud en el trabajo denominada +SALUD, que PCTCAN, SICAN y SODERCAN pusieron en marcha conjuntamente a finales de 2019 con el objetivo de promover la salud y el bienestar de los trabajadores y trabajadoras, y que se extenderá a lo largo de 2021. Esta campaña pivota sobre actuaciones vinculadas a los riesgos relacionados con la ergonomía, la seguridad y con factores psicosociales, y considera aquellos temas específicos con mayor o especial afección en mujeres.

 

Además, con esta iniciativa, las empresas públicas dependientes de la Consejería de Innovación, Industria, Transporte y Comercio se ponen a la altura de los estándares europeos en materia de creación de zonas cardioprotegidas y se adhieren a la orden SAN/82/2018, de 1 de octubre, de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Cantabria para la instalación obligatoria de desfibriladores externos. Esta orden establece la obligatoriedad de su instalación en determinados espacios de uso público externos al ámbito sanitario y apuesta por la ampliación de espacios cardioprotegidos dentro de la comunidad autónoma de Cantabria.

 

Aunque esta normativa no incluya la obligación de instalar desfibriladores en organizaciones como PCTCAN, SICAN y SODERCAN, estas entidades y el CTC se suman a través de esta acción a la apuesta del Gobierno de Cantabria y de la Unión Europea de ampliar espacios cardio protegidos como una acción de responsabilidad social corporativa.

 

Los DEA han demostrado ser una de las herramientas más eficaces para poder atender con éxito las emergencias cardiacas y mejorar la tasa de supervivencia de las enfermedades isquémicas del corazón como el infarto y la angina de pecho y las cerebrovasculares, que son hoy en día una de las principales causas de fallecimiento en el mundo.

 

La cardioprotección hace que las probabilidades de sobrevivir a la que es hoy la primera causa de muerte prematura en nuestro país pasen de menos de un 5% a más de un 50%.

 

La parada cardíaca es una de las primeras causas de mortalidad en Europa.  En España, se estima que el número de paradas cardíacas supera los 25.000 casos al año (20 veces más que las muertes por accidentes de tráfico). En España el índice de salvación se sitúa en un 4%, frente a países como EEUU donde se sitúa en un 40% gracias a la implantación masiva de desfibriladores. El plazo de intervención para salvar a una víctima debe de ser inferior a cinco minutos. Además, por cada minuto que se pierde, hay un 10% menos de probabilidades de supervivencia.