Publicado el 12/08/2021 Categoría: noticias

Las obras del edificio Bisalia finalizarán este otoño.


Con una inversión de 8,3 millones de euros, la Consejería de Industria pretende concentrar en él a varias empresas de perfil tecnológico en un ambiente donde se faciliten sinergias y colaboración


 

Las obras del edificio Bisalia terminarán este próximo otoño y las empresas que alojará podrán comenzar su actividad en el primer trimestre de 2022. Así lo han manifestado los técnicos que ultiman la construcción durante la visita que el consejero de Industria, Turismo, Innovación, Transporte y Comercio, Javier López Marcano, ha realizado esta mañana al edificio ubicado en el PCTCAN, junto al edificio Salia, de semejantes características.

 

Con una inversión total de 8,3 millones de euros, la Consejería de Industria pretende concentrar en este centro varias empresas de perfil tecnológico en un ambiente donde se faciliten sinergias y colaboración

 

Durante su visita, Marcano ha elogiado las características del edificio comparándolo con su homólogo Salia, asegurando que ambos representan la arquitectura del siglo XX y del siglo XXI. “Este edificio es una apuesta firme por la innovación, por los jóvenes investigadores, por la vinculación con la universidad y con el talento que tenemos en Cantabria”, ha dicho el consejero de Industria que ha añadido que “estamos deseosos de que terminen las obras y de ponerlo en funcionamiento para acoger empresas que enriquezcan nuestro tejido industrial, ya que no albergo la menor duda de que se llenará”. En este sentido Marcano ha dicho que habrá que pensar en otro edificio nuevo para que tengan cabida proyectos cuya demanda hemos detectado que existen en nuestra tierra”.

 

El edificio Bisalia estará destinado a alojar a actividades empresariales de diversos usos con un aspecto unitario y zonas comunes compartidas, a la manera del edificio de la parcela vecina, el edificio Salia, con el que comparte la zona exterior de planta bajo rasante. Las empresas podrán instalarse por medio de un alquiler, alquiler con opción a compra o venta.

 

El edificio tiene una estructura central de hormigón donde se sitúan escaleras, ascensores y zonas de servicios. Circundante a este núcleo resulta una planta diáfana, sin pilares ni conducciones, con posibilidad de dividir en dos, tres o hasta diez oficinas con acceso independiente. Consta de cinco plantas sobre rasante (baja, primera, segunda, tercera y cuarta) y una planta de sótano, con una superficie total construida de 4990 metros cuadrados y útil destinada a oficinas de 3.850 metros cuadrados.

 

Todas las plantas han sido diseñadas respondiendo al uso único de oficina, salvo la planta sótano, que alberga los cuartos técnicos además de usos ligados al principal administrativo, permitidos por la normativa de aplicación, tales como talleres, laboratorios, etc.

 

Dispone de 80 plazas de aparcamiento ubicadas en el parking subterráneo construido en las inmediaciones del edificio.

 

En la visita a las obras del edificio, el consejero ha estado acompañado por el director del PCTCAN, Raúl Huerta; el director de SICAN, Antonio Bocanegra; el director de ASCAN, empresa adjudicataria de las obras, Santiago Díaz y técnicos que supervisan los trabajos de construcción.