Publicado el 6/11/2020 Categoría: actualidad, destacada, listado, noticias, principal

El proyecto GreenPatrol capacita a CTC para ofrecer soluciones industriales de localización y navegación precisa en entornos indoor.



 

GreenPatrol es robot autónomo equipado con una solución de posicionamiento precisa para entornos semi-indoor que facilita el control de plagas en los cultivos de mayor valor añadido.

 

Entre otros muchos ámbitos, la tecnología desarrollada resulta aplicable para inspeccionar zonas catastróficas o desinfectar espacios sanitarios con total seguridad.

 

Los consejeros Francisco Martín y Guillermo Blanco se han mostrado muy interesados en todas las posibilidades de un prototipo que podría llegar al mercado en el año 2024 

 

 

 

La ejecución con éxito del proyecto GreenPatrol ha capacitado al Centro Tecnológico CTC para ofrecer soluciones tecnológicas innovadoras relacionadas con la robótica autónoma terrestre para la industria. Las características propias del sistema de localización precisa y navegación en invernaderos desarrollado durante esta investigación europea permiten extrapolar los resultados obtenidos a otras aplicaciones en otros sectores. El control de infraestructuras críticas y de entornos industriales; la inspección segura en zonas de riesgo; la localización de personas en áreas afectadas por catástrofes naturales o la realización de tareas de desinfección en espacios sanitarios, como hospitales o centros de salud, son solo algunos de los posibles usos de esta tecnología. 

 

Durante la presentación oficial de los resultados conseguidos, Francisco Martín, consejero de Innovación, Industria, Transporte y Comercio del Gobierno de Cantabria, y Guillermo Blanco, consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria, se han mostrado muy interesados en todas las alternativas de negocio que ofrece esta tecnología. “Desde el Gobierno de Cantabria venimos a apoyar un caso de éxito de un centro tecnológico que está a la cabeza mundial en este tipo de tecnologías” indicó Martín. “Lo que ha conseguido CTC no existía en el mercado” manifestó el consejero de Innovación, Industria, Transporte y Comercio. “Esta solución permite tratar de forma precoz las plagas que afectan a lo cultivos por lo que se minimizan las pérdidas económicas y se permite la mejora en la utilización de fitosanitarios para preservar el medioambiente” profundizó Guillermo Blanco. “Se trata de una magnífica oportunidad para optimizarlo en Cantabria y también para zonas en las que existen más cultivos bajo techo como el sur de la península” apostilló el responsable autonómico de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

 

David González Pescador y Roberto González Portilla, presidentes del Patronato y de la Comisión Ejecutiva de CTC respectivamente, junto Beatriz Sancristóbal, directora General de CTC, han ejercido como anfitriones en una presentación realizada bajo los más estrictos protocolos de seguridad. Sancristóbal indicó que el alcance de estos desarrollos trasciende las soluciones dirigidas a soluciones de agricultura inteligente: “CTC está en disposición de proponer soluciones a empresas que requieran de aplicaciones de robótica autónoma en las que la navegación precisa y segura sea un factor determinante, independientemente del entorno”.

 

El principal reto que han resuelto los investigadores de CTC en este proyecto vinculado al Programa Marco H2020 de la Unión Europea ha sido conferir al robot de las capacidades de posicionamiento y modelado del entorno, así como dotarle de habilidades de navegación autónoma. El trabajo de CTC ha cristalizado en un sistema que se sirve de los datos que ofrece el módulo de posicionamiento preciso del robot, que se basa en las nuevas señales de Galileo para alcanzar una precisión cuyo margen de error es tan solo de 20 centímetros. Gracias a este desarrollo, CTC ha sido capaz de dotar al robot de capacidad para navegar por lugares angostos, con eficacia, en un entorno muy cambiante, con presencia de personas y otros obstáculos imprevistos.

 

Dentro del desarrollo del proyecto, también se ha llevado a cabo un plan de comercialización adhoc en el que se ha considerado la explotación del sistema tanto como producto como servicio. El plan contempla un año de trabajo adicional para realizar las optimizaciones necesarias antes de industrializar la solución, adaptar el prototipo pre-comercial y comenzar la fabricación de las primeras unidades. Si se produce así, las primera unidades de GreenPatrol podrían comenzar a dar servicio en 2024. En ese sentido, Martín destacó que “CTC es una las joyas de la innovación en nuestra región y un modelo a seguir”. “Un modelo que debemos seguir para intentar implantar un nuevo patrón de crecimiento basado en el conocimiento y el talento” concluyó. 

 

Resultados satisfactorios

 

GreenPatrol ha llegado al final de los 35 meses establecidos como periodo de ejecución con la satisfacción de haber alcanzado todos sus objetivos técnicos. El desarrollo de una estrategia de gestión integral de plagas gracias a una solución de posicionamiento precisa basada en navegación GNSS para entornos semi-indoor; un sistema para la detección temprana de las plagas que afectan a los cultivos de mayor valor añadido, como el pimiento o el tomate; así como  la tecnología implementada para facilitar la navegación autónoma de este dispositivo son los resultados obtenidos dentro del desarrollo del proyecto. 

 

Asimismo, el consorcio europeo de esta investigación, formado por CTC, Fundación Tekniker, Inkoa Sistemas SL, la universidad checa Mendelova Univerzita V Brne, la empresa inglesa GMV-NSL y la compañía holandesa Aerovision Bv, ha demostrado la viabilidad técnica del sistema desarrollado en un entorno real. 

 

GreenPatrol es una solución que ayudará a resolver alguno de los retos actuales que afectan al futuro más inmediato de la agricultura. En las circunstancias actuales, el reto actual es responder a las necesidades de una población creciente al tiempo que se reduce la huella ambiental en términos de emisiones y degradación del suelo. Es decir, producir más con menos. Green Patrol aporta una solución para el incremento de la producción y calidad en cultivos de invernaderos, así como la reducción en el uso de pesticidas. 

 

Condicionado por el coronavirus

 

La irrupción del COVID – 19 condicionó la parte final de este proyecto europeo dotado con 2,4 millones de euros. La pandemia obligó a reducir al máximo las pruebas que se realizaron en invernaderos para minimizar el riesgo de contagio. Para paliar esta situación, los investigadores crearon dos invernaderos virtuales, con características representativas de un invernadero real en los que replicaron las filas de cultivo y la anchura de los pasillos, así como obstáculos y un número de plantas posicionadas de forma realista para replicar la variabilidad de los cultivos. El entorno contemplaba también la simulación de diferentes niveles de error en el posicionamiento, incluyendo zonas de degradación de la señal GNSS e incluso zonas de completa obstrucción para simular el efecto del crecimiento de las plantas y de la estructura metálica del recubrimiento. 

 

De este modo, a pesar de que las pruebas de validación en invernaderos reales se vieron reducidas, los resultados obtenidos junto a la batería de tests llevada a cabo en simulación permitieron validar las siguientes funcionalidades implementadas: la precisión de la solución de posicionamiento; las habilidades de navegación autónoma, la detección e identificación de plagas; así como la habilidad del robot para aplicar los pesticidas de forma local