Publicado el 26/06/2020 Categoría: actualidad, destacada, listado, noticias, principal

El consejero de Obras Públicas, Ordenación del Territorio y Urbanismo, José Luis Gochicoa ha presentado en el salón de actos de PCTCAN, el anteproyecto de Ley de Ordenación del Territorio y Urbanismo de Cantabria (LOTUCA).


El consejero de Obras Públicas, Ordenación del Territorio y Urbanismo, José Luis Gochicoa ha presentado en el salón de actos de PCTCAN, el anteproyecto de Ley a los miembros del Consejo de Ordenación del Territorio y Urbanismo (COTU) y de la Comisión Regional de Ordenación del Territorio y Urbanismo (CROTU)


 

El Gobierno de Cantabria ha dado comienzo a la tramitación del anteproyecto de Ley de Ordenación del Territorio y Urbanismo de Cantabria (LOTUCA) para agilizar la tramitación urbanística, sin perder las garantías del procedimiento y de protección de determinados valores, así como propiciar un crecimiento diferenciado en el caso de los núcleos urbanos y rurales.

 

El consejero de Obras Públicas, Ordenación del Territorio y Urbanismo, José Luis Gochicoa ha presentado en el salón de actos de PCTCAN, el anteproyecto de Ley a los miembros del Consejo de Ordenación del Territorio y Urbanismo (COTU) y de la Comisión Regional de Ordenación del Territorio y Urbanismo (CROTU), iniciándose ahora su tramitación administrativa con la publicación en los próximos días de la consulta, a lo que seguirá el proceso conjunto de audiencia e información pública, para su posterior aprobación como proyecto de ley por el Consejo de Gobierno.

 

Gochicoa, que espera que la norma llegue al Parlamento en el mes de noviembre, ha asegurado un amplio proceso de participación ciudadana y ha dicho que el texto normativo está sustentado en el proyecto redactado en la anterior legislatura y las novedades que son fruto del trabajo del actual equipo de la Consejería de Ordenación del Territorio y Urbanismo.

 

Los objetivos de los cambios introducidos ahora por el Gobierno regional son “agilizar al máximo” la aprobación de los planes urbanísticos municipales y los trámites que realiza el ciudadano en este ámbito ¿licencias, autorizaciones…-.

El consejero de Ordenación del Territorio ha apuntado que Cantabria ha querido también plasmar en la norma su modelo en el futuro en materia de crecimientos urbanísticos y clasificaciones de suelo.

 

“Hay dos Cantabrias muy diferenciadas, una muy urbana, con 20 o 30 núcleos principales, con un número de habitantes mayor y que han ido creciendo mediante suelos urbanos y urbanizables (…), y un núcleo mucho más rural, de ayuntamientos pequeños, en los cuales ese modelo de equidistribución de beneficios y cargas, de hacer planes parciales, resulta inviable para su crecimiento ordinario”, ha explicado Gochicoa.

 

Por eso, según ha dicho, el Gobierno cántabro ha establecido un modelo distinto en cada caso para dar respuesta a esas diferencias en sus respectivos crecimientos. 

 

En general, la futura ley autonómica se adapta a las últimas modificaciones introducidas por la norma estatal y aporta una mayor seguridad jurídica y “con pleno respeto” al ámbito ambiental.

 

Tras confirmar que su departamento ha adelantado ya a los portavoces de los grupos políticos con representación en el Parlamento el borrador del texto normativo, ha opinado que “hay ganas de sacar esta ley adelante” y ha asegurado que el Gobierno de Cantabria “luchará” por alcanzar un consenso en el Parlamento.

 

Respecto a las posibles controversias entre los grupos políticos, el consejero de Urbanismo ha adelantado que existen “diferentes concepciones ideológicas”, por ejemplo, en el ámbito del suelo rústico, si bien, cree posible alcanzar un acuerdo y “en nuestra mano va a estar el intentarlo con todos los mecanismos”.

 

Según ha detallado el consejero, ahora se abre un proceso de un mes y medio, en el que el Gobierno regional recabará las opiniones de todos los colectivos, desde colegios profesionales a asociaciones ecologistas, entre otros, con el objetivo de que sea un proceso “abierto” y recabar sus sugerencias.  A finales de año, el Gobierno regional plantea presentar es el proyecto de Ley en el Parlamento.

 

Principales novedades

 

Entre esas novedades, el anteproyecto de ley reduce o elimina las cargas administrativas, acorta la tramitación urbanística, aunque sin renunciar a la protección de todos aquellos valores que sean merecedores de serlo. 

 

Se lleva a cabo una nueva regulación del suelo urbano: desaparece la distinción entre suelo urbano consolidado y suelo urbano no consolidado y se reduce a una única categoría de suelo urbano, en la que se clasificarán aquellos terrenos que reúnan los requisitos requeridos para ello. 

 

Esta regulación respeta la legislación estatal básica y la establecida por los tribunales, mantiene el criterio de consolidación del 50 por ciento y cobra relevancia el informe de técnico competente sobre la capacidad de las infraestructuras a la hora de aprobar los nuevos planes generales de ordenación urbana (PGOU). 

 

Además, se recupera la figura de los núcleos rurales como forma de asentamiento tradicional y típica de Cantabria, y dejarán de ser considerados como suelo urbano para pasar a ser una categoría de suelo no urbanizable. En la norma, se definen como aquellos ámbitos que sirvan de soporte a un asentamiento de población singularizado y diferenciado según los censos y padrones oficiales, integrado por tres o más construcciones merecedoras de un tratamiento específico en atención a sus características morfológicas, el carácter tradicional de su entramado o de sus edificaciones, su vinculación a la explotación racional de los recursos naturales u otras circunstancias que manifiesten su imbricación en el correspondiente medio físico.

 

De este modo, los núcleos de población de la región se dividirán en núcleos urbanos o núcleos rurales. Los primeros son los que reúnen los requisitos de la ley para ser considerados suelo urbano y los segundos son los que existen en el suelo no urbanizable. 

 

Los núcleos urbanos podrán crecer, cuando ello sea necesario, mediante el desarrollo de sectores de suelo urbanizable o también, mediante zonas de crecimiento controlado en las corolas del suelo urbano. Serán, en cada momento, los PGOU los que, atendiendo a la morfología de cada núcleo, establezcan una u otra opción. 

 

Por su parte, los núcleos rurales solo podrán crecer con viviendas unifamiliares adaptadas a ese entorno rural.

 

Agilidad en los planes urbanísticos

 

El Gobierno de Cantabria también agilizará la aprobación de los planes urbanísticos mediante la reducción de los trámites y plazos burocráticos, y se incorpora la última regulación aprobada por unanimidad en el Parlamento regional sobre Medidas Urgentes para el Desarrollo Urbanístico de Cantabria, de cara a agilizar la aprobación y la adaptación de los planes generales al Plan de Ordenación del Litoral (POL).

 

Así, se establece una nueva regulación en la tramitación de los PGOU y como principal novedad, el Gobierno regional propone eliminar la necesidad de someter de nuevo a exposición pública el PGOU antes de su aprobación provisional. 

Con esta modificación, los PGOU de los ayuntamientos saldrán a exposición pública durante 45 días tras su aprobación inicial y, por idéntico plazo, antes de su aprobación definitiva, siempre que en el documento se hayan introducido cambios sustanciales, algo que suele ocurrir durante la tramitación intermedia y medioambiental. 

 

Con el objetivo de incrementar la seguridad jurídica, la Consejería de Urbanismo hace un esfuerzo por definir y objetivar en la nueva norma los supuestos que suponen una modificación sustancial de los planes generales.

 

También, para reducir la carga administrativa que soportan los municipios, a la hora de tramitar los nuevos planes urbanísticos, se encomendará a la CROTU la misión de solicitar todos los informes sectoriales necesarios, para posteriormente remitírselos al ayuntamiento. 

 

Asimismo, se crea un nuevo órgano de coordinación en el Gobierno regional para aquellos supuestos en que existan informes contradictorios.

 

Declaraciones responsables y mayor coordinación entre administraciones

 

En cuanto al régimen de las licencias y autorizaciones, se regula la posibilidad de que los ayuntamientos, mediante sus respectivas ordenanzas, autoricen las licencias de obra de pequeña entidad, que no supongan, por ejemplo, incrementos de volumen o que no requieran de proyectos técnicos en suelos urbanos.
 
Mediante una declaración responsable, también podrán autorizar la primera ocupación de viviendas, si bien, la misma deberá ir acompañada del certificado fin de obra del técnico director de las mismas, además de otro de un organismo de control autorizado. 

 

Para aligerar el régimen de las autorizaciones previas para construir en suelo no urbanizable, cuando la competencia sea de la CROTU, se tramitarán directamente ante este órgano, frente al sistema actual que requiere de su tramitación previa ante el ayuntamiento para que este lo remita, a su vez, a la Comisión regional. 

 

En materia de coordinación entre las distintas administraciones implicadas en la aprobación de los PGOU, se potencia la colaboración y los sistemas de información comunes, al regular la necesidad de que el Gobierno regional facilite a los municipios toda la información técnica y geográfica de la que dispone para que cuenten con la mejor información posible (riesgos, inundabilidad, erosión, etc.) a la hora de elaborar sus planes.

 

Asimismo, se regula la necesidad de que, antes de la aprobación inicial de los PGOU la CROTU emita un informe vinculante sobre la delimitación del suelo urbano y el crecimiento previsto, con lo que se evitarán los retrasos que se producen actualmente cuando estos informes llegan al final del proceso. 

 

Viviendas en suelo no urbanizable

 

Respecto a la construcción de viviendas no vinculadas en suelo no urbanizable, el Gobierno regional realiza una propuesta abierta al diálogo, tendente a autorizar este tipo de construcciones en las denominadas ‘Áreas de Crecimiento Controlado’, que estarán situadas en el borde de determinados núcleos urbanos y rurales. 

 

Además, se establece un régimen transitorio que permitirá la construcción en suelo no urbanizable de protección ordinaria, en las corolas del suelo urbano, siempre que el PGOU no disponga el crecimiento del núcleo mediante suelo urbanizable o cuente con menos de 250 viviendas.

 

En el caso de los municipios en riesgo de despoblamiento no se establece limitación de duración de este régimen transitorio y tampoco se establece un tamaño mínimo de parcela para la vivienda, con el fin de propiciar el asentamiento de la población y contribuir al desarrollo social de las zonas rurales de Cantabria. 

 

Hay que recordar que en estos municipios apenas se han autorizado 17 viviendas de nueva construcción en el último año y 113 desde la entrada en vigor de la reforma de la actual Ley del Suelo que se aprobó en el año 2013.  

 

Otras modificaciones

 

Otros aspectos que se modifican en el anteproyecto de Ley presentado por el Gobierno son el contenido de los estudios de detalle, el procedimiento de aprobación de los planes parciales y la regulación del derecho de realojo y de retorno.

Además, se introducen modificaciones en los tipos de bienes integrantes del patrimonio municipal del suelo, su régimen y la necesidad de su dotación en los presupuestos del ayuntamiento.

 

Otros aspectos en los que hay novedades se refieren al régimen del deber de conservación, el registro de solares, pequeños cambios en la tipificación de infracciones junto a modificaciones del POL para permitir la rehabilitación de las edificaciones no catalogadas.